Compartimos este artículo publicado en el suplemento “Buena Vida” del diario El Pais, que hace un magnífico resumen de las nuevas marcas y certificados que han aparecido en los últimos años para garantizar la procedencia de la leche y el compromiso de las marcas con el bienestar animal y el medio ambiente.

El consumidor hoy quiere saber si quienes cuidan de las vacas están bien pagados, en qué condiciones viven (animales y dueños), de qué calidad son los pastos que los alimentan, si se utilizan métodos modernos para tratar enfermedades o confían en métodos más tradicionales, si la industria cuida del pequeño ganadero a quien compra toda su producción, si les ayudan a mejorar la calidad de vida y la herencia genética de las cabezas de ganado… (Mintel: Tendencias mundiales en alimentos y bebidas para 2018). Sin embargo, nos preguntamos, ¿está dispuesto a pagar por alimentos sostenibles, aquellos cuya producción se realiza contribuyendo a la conservación de los recursos naturales y que les otorgan un plus de confianza en cuanto a la forma en que se elaboran?